0 elementos
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
Un paciente con fibromialgia o fatiga crónica peregrina de consulta en consulta médica durante unos cuantos años hasta que recibe un diagnóstico. Es entonces cuando empieza un nuevo calvario, ya tienen diagnóstico sobre lo que les ocurre y un tratamiento, pero este no les ayuda mucho, pues los tratamientos convencionales apenas alivian los síntomas. Por ello, muchos pacientes recurren a las terapias naturales y complementarias. Aunque, por supuesto, no deben olvidar la dieta, ya que los alimentos pueden influir en su estado. Por esto, desde Plannatur®, queremos hacer un abordaje a la fibromialgia y fatiga crónica desde la nutrición y la complementación, sin olvidar el estado psicológico implicado en estas patologías. Hacemos una visión más Holística.

FIBROMIALGIA

La fibromialgia es una de las causas más comunes de dolor y, en los últimos años, ha ido adquiriendo cada vez mayor importancia, hasta convertirse en un problema de salud pública de primer orden. En España, más de un millón de personas están afectados por fibromialgia y fatiga crónica, aunque las cifras no son precisas porque son patologías en las que el diagnóstico es difícil o se hace con retraso respecto a la aparición de los primeros síntomas. En el año 1992 la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció la fibromialgia como una enfermedad reumatológica.

Definición

Fibromialgia es un término bajo el que se engloban diversas patologías, no siempre con un mismo origen o etiología, que hacen referencia a diferentes trastornos dolorosos no claramente identificados. Se define como una afección del sistema nervioso central que afecta especialmente al aparato locomotor y que implica dolor persistente a lo largo de muchos años, tanto de las articulaciones, músculos, ligamentos y tendones, especialmente de las articulaciones de los brazos, piernas y cuello, teniendo muchas manifestaciones secundarias que pueden afectar a otros sistemas   como el sistema nervioso, digestivo, dérmico… y estado general produciendo un gran impacto sobre la calidad de vida, capacidad funcional, estado emocional y relaciones personales. No produce degeneración ósea o muscular, pero impide tener una calidad de vida adecuada y conlleva muchas veces, sino se trata bien, problemas depresivos.  No afecta a ningún órgano vital. Afecta a individuos de media entre 25 y 60 años, más frecuentemente a mujeres (80-90%). La fibromialgia es una enfermedad que no puede diagnosticarse a través de pruebas de laboratorio. Los resultados de radiografías análisis de sangre, biopsias musculares son normales. Por lo tanto, el diagnostico se basa en un examen clínico de los síntomas de la persona, el cual es llevado a cabo por un médico.

CAUSAS DE LA FIBROMIALGIA

Tanto las causas que desencadenan la fibromialgia, como la forma de producirse dicha patología, son desconocidas por el momento. Pero existen algunas evidencias sobre los mecanismos que pueden derivar en un cuadro de fibromialgia:

  • Desequilibrio de neurotransmisores del sistema nervioso (sustancias producidas por las neuronas a nivel cerebral). Existe una alteración de los mecanismos reguladores del dolor, del sistema nervioso autónomo (parte del sistema nervioso corporal) y del estado de ánimo.
  • Alteración de niveles de determinadas sustancias que intervienen en procesos neuroquímicos, produciendo mayor susceptibilidad al dolor:  serotonina, triptófano, sustancia P, ácido glutámico.
  • Alteración en la llegada de flujo sanguíneo a determinadas estructuras cerebrales (se ha comprobado por estudios de imagen).
  • Cierta base genética o predisposición genética. La fibromialgia aparece en un 28% de hijos de pacientes afectadas, y existe influencia en familiares de pacientes afectados (8.5% más frecuente con familiares afectados).
  • Factores desencadenantes y precipitantes: infecciones crónicas, infecciones víricas, procesos inflamatorios, o enfermedades musculares. Recientemente se ha descubierto un retrovirus (un tipo de virus, el XMRV), que se cree podría estar implicado en la fibromialgia.
  • Espectro afectivo; con gran frecuencia la fibromialgia se asocia a cuadros depresivos, sin que pueda precisarse si la fibromialgia aparece primero y, posteriormente, la depresión, o viceversa.

En general existe una sobre-estimulación de todos los sistemas corporales, pero la respuesta final al dolor no es la adecuada. Los datos que se conocen sobre la fibromialgia sugieren que los síntomas de la enfermedad probablemente sean originados por una alteración central (a nivel cerebral) de la sensibilidad al dolor, más que por una disfunción en los tejidos periféricos del cuerpo. Estos desajustes hacen que el paciente experimente un gran dolor en los tejidos, sin que exista un daño aparente en ellos. A pesar de que los factores psicológicos tienen una gran influencia en la sintomatología de la fibromialgia y de los problemas asociados, no se considera adecuado incluirla en el grupo de alteraciones mentales comunes. Se ha observado que la enfermedad se desencadena cuando una persona con esa predisposición recibe algún tipo de impacto como: un accidente, un traumatismo, una intervención quirúrgica, una exposición a sustancias tóxicas, infecciones víricas, etcétera.

SÍNTOMAS DE LA FIBROMIALGIA Y ALTERACIONES MÁS COMUNES

Se ha comprobado científicamente que existen alteraciones en neurotransmisores del dolor. La más importante se encuentra en la serotonina, que interviene en la inhibición de las sensaciones dolorosas y se encuentra muy disminuida en personas con fibromialgia. Aunque también puede haber alteraciones en la dopamina y las endorfinas, entre otros. Gracias a este descubrimiento hoy en día ya existe un consenso para considerar real el dolor de la fibromialgia. Los principales síntomas son:

  • El dolor es el síntoma predominante en la fibromialgia: crónico y generalizado, afectando amplias zonas musculares: alrededor de la columna vertebral, en el origen de las extremidades, en la región cervical, hombros, brazos, región lumbar, caderas y muslos, etcétera. El paciente define el dolor como continuo, con oscilaciones en el tiempo, que empeora por la mañana y mejora parcialmente durante el día, para empeorar de nuevo por la tarde y noche. El dolor, además, se agrava si el paciente permanece en la misma postura, con las cargas físicas, la activación emocional y los cambios climáticos. Es característica la intensidad del dolor, que es definido por los pacientes como intenso e insoportable.
    • Dolor en el aparato locomotor: Este dolor empeora con temperaturas frías, climas desfavorables, el estrés y la actividad física. Y mejora con la aplicación de calor de manera localizada, el reposo, masajes y ejercicios de estiramiento.
    • Rigidez del aparato locomotor: Normalmente la sufren el 76% de los pacientes y tiene una duración de 90 minutos o más.
  • Sensación subjetiva de inflamación en las articulaciones y de hormigueos o adormecimiento difusos en las extremidades.
  • Disminución de la fuerza y trastornos en la relajación muscular. Aunque es importante remarcar que no existe inflamación en la musculatura.
  • Otro síntoma típico de la fibromialgia es el agotamiento físico y psíquico. La fatiga se halla presente en más del 70% de los pacientes; puede aparecer como crisis de agotamiento de uno o dos días de duración o, más frecuentemente, de forma continuada.
  • Alteraciones en el ritmo del sueño. Durante el sueño no se llega a estados de sueño profundo. Esto implica que no haya un sueño reparador que conlleva que la sensación de sueño y cansancio esté presente durante todo el día.
  • Alteraciones psicológicas: Es frecuente que las personas que sufren de fibromialgia tengan niveles altos de ansiedad, depresión y estrés. Así como alteraciones de memoria, falta de concentración
  • Existen, además, otros posibles síntomas de la fibromialgia fluctuantes, que pueden combinarse con los anteriores:
    • Rigidez muscular y contracturas en diversos grupos musculares.
    • Dolores de cabeza.
    • Intestino irritable.
    • Extremidades frías, aumento de sudoración, palpitaciones.
    • Intolerancia a fármacos y sustancias químicas.
    • Boca y ojos secos.
    • Dolor en la mandíbula.
    • Mareo e inestabilidad.
    • Problemas de piel con aparición de manchas o picor.
    • Etc…

SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA

El síndrome de fatiga crónica (SFC) es un trastorno complejo que causa fatiga debilitante, inexplicada y persistente, que se caracteriza por un cansancio intenso de mas de seis meses de evolución, que no es debida al ejercicio y no mejora tras el descanso y que puede empeorar con el esfuerzo físico o mental o con el reposo prolongado, acompañada además de síntomas de predominio muscular (dolor, debilidad e intolerancia al ejercicio físico), disfunción neurocognitiva (alteración en la concentración, de la memoria inmediata, de trabajo y discapacidad para integrar nueva información), que condicionan al paciente una importante limitación funcional, tanto en las tareas de predominio físico como intelectual llegando a reducir en mas del 50% el nivel de actividad diaria previo a la aparición de la enfermedad. Es una enfermedad, catalogada por la OMS, de origen hasta ahora desconocido y que afecta al sistema inmunológico, nervioso central y periférico, muscular, hormonal, digestivo, etc… incapacita para realizar una vida normal. Aunque no acorta la vida, puede tener un importante impacto en la calidad de vida del/de la que lo sufre.

CAUSAS DE LA FATIGA CRÓNICA

No existe a día de hoy una causa clara que provoque síndrome de fatiga crónica, como tampoco unos factores de riesgo bien definidos. De hecho, existe una enorme controversia no resuelta sobre si su origen es orgánico o psicológico. Aunque cada vez existe más evidencia que explica una base orgánica de la enfermedad, este problema suele llevar aparejados una serie de trastornos psicológicos. Existen distintas teorías para explicar la hipotesis de las causas del síndrome de fatiga crónica y su origen:

  • Origen vírico: numerosos trabajos científicos han tratado de relacionar esta enfermedad con infecciones por agentes tan diversos como el virus de Epstein Barr, el citomegalovirus, el virus del herpes tipo 6, candidiasis, o el virus de la leucemia murina. Probablemente exista alguna relación, dado que en más de la mitad de los pacientes de síndrome de fatiga crónica suelen describirse los síntomas a partir de un proceso infeccioso, del que se recuperan parcialmente, pero persistirían con un cansancio desproporcionado, algunas adenopatías o ganglios inflamados, dolor de garganta, e incluso fiebre. También se ha demostrado en algunos estudios que existen fragmentos de virus en biopsias musculares de pacientes.
  • Origen hormonal: las alteraciones endocrinológicas que estos individuos presentan, sobre todo tiroideas, se barajan como una posible causa. Incluso una tercera parte de los afectados padecen alteraciones del cortisol que justifican muchos de los síntomas que posteriormente se describen.
  • Origen inmunológico:  una alteración en el sistema inmunológico de las personas afectadas por este síndrome, que enlazaría con la teoría de los virus, dado que estos iniciarían el proceso, y las alteraciones inmunológicas perpetuarían los síntomas por una recuperación insuficiente a causa de un fenómeno inflamatorio crónico.
  • Origen psicopatológico: en la actualidad no se considera su principal causa, es frecuente la asociación de este síndrome con trastornos adaptativos, cuadros depresivos, etcétera.
  • Origen dietético o nutricional: se ha barajado la posibilidad de que el síndrome de fatiga crónica fuera producto de algún déficit nutricional, o consecuencia de alguna intolerancia alimenticia, ya que los pacientes presentan a menudo alergias de este tipo.

Como en otras enfermedades de causas no aclaradas, la hipótesis más probable puede ser la conjunción de varios de estos factores, para finalmente desembocar en este síndrome.

SÍNTOMAS DE FATIGA CRÓNICA

La fatiga persistente es el síntoma principal del SFC. Típicamente la fatiga se desarrolla de forma súbita, a menudo tras un proceso infeccioso como una infección respiratoria o una mononucleosis. Después de que la enfermedad inicial mejore, el/la paciente se queda con una fatiga insoportable a la que se añaden una serie de síntomas adicionales. La actividad física hace que los síntomas empeoren. Es común que las personas que desarrollan SFC, antes de sufrirla hayan sido muy activas y hayan realizado una actividad productiva muy intensa. No acostumbran a tener una historia previa de preocuparse excesivamente por las enfermedades. Tampoco presentan muchas quejas sobre su salud como lumbagos, dolores de cabeza crónicos, etc. Además de cansancio puede presentar uno o más de los siguientes síntomas:

  • Dolor de garganta.
  • Problemas de memoria o de la capacidad concentración.
  • Dificultad para dormir.
  • Nódulos linfáticos sensibles (ganglios).
  • Dolores musculares.
  • Fiebre inferior a 37,5º.

La amplitud de los síntomas, su naturaleza crónica, la falta de una causa identificable puede hacer difícil el soportarla. La gente que le/la rodea puede sospechar erróneamente, que está simulando y dudar de si de verdad tiene una enfermedad. En consecuencia, los sentimientos de ira, frustración y depresión son frecuentes entre los pacientes de SFC. Con frecuencia los pacientes con SFC tienen dolor crónico. Un porcentaje importante cumplen también los criterios de diagnóstico de Fibromialgia. Hay algunos investigadores que opinan que el SFC y la Fibromialgia son dos polos de la misma condición clínica, al coexistir con mucha frecuencia síntomas comunes en las dos entidades.

PAUTAS DIETOTERÁPICAS – MEDIDAS HIGIÉNICO – DIETÉTICAS

PAUTAS DIETOTERÁPICAS Y RECOMENDACIONES PARA ABORDAR FIBROMIALGIA Y FATIGA CRÓNICA Y SÍNTOMAS ASOCIADOS

  • Para desarrollar una dieta adaptada a la persona que sufre fibromialgia y/o fatiga crónica hay que verificar primero si existe alguna alergia o intolerancia alimentaria. El 7% de las personas que tienen fibromialgia también tienen alguna alergia o intolerancia (en la población en general sólo entre un 2-5%). La más frecuente es la intolerancia a la lactosa, seguida por la alergia a la piña, a las fresas, a la soja y a las frutas cítricas.
  • Moderar las proteínas, el exceso de proteínas empeoran los síntomas de la enfermedad.
  • Reducción alimentos acidificantes (carbohidratos refinados, conservas, aditivos etc.)  ya que favorecen la inflamación, así como la salida de calcio a nivel óseo, por lo que será una dieta alcalinizante.
  • Realizar una alimentación basificante, es decir, rica en minerales como el magnesio, el calcio y el potasio, y pobre en sodio (sal).
  • Aporte de nutrientes implicados en la regulación de los procesos inflamatorios, de acción regeneradora, eutrófica y antidepresiva: antioxidantes (vit. C, A y E, selenio…) aminoácidos azufrados, complejo B, calcio, magnesio, silicio, flúor, selenio, cobre, Zinc…y fitoquímicos como los flavonoides o la quercetina.
  • Hacer una ingesta correcta de vitamina D para asegurar la absorción del calcio a nivel intestinal.
  • Consumir Omega-3 por su efecto antiinflamatorio y mejora de los estados de depresión.
  • Mejorar la absorción intestinal de nutrientes a través de una flora sana y el aporte de fibra.
  • Consumir alimentos ricos en Beta-carotenos para garantizar un buen estado de las mucosas internas y mejorar su hidratación.
  • Aumentar el consumo de frutas y  vegetales crudos en las comidas principales para aumentar el aporte de vitaminas antioxidantes.
  • Ingerir frutos secos a diario (de estos 30gr. al día), por su aporte en minerales basificantes y en ácidos grasos saludables, moderando o evitando los que no sean adecuados al control de peso o patología.
  • Para asegurar un buen aporte de energía y nutrientes se recomienda fraccionar bien la comida en 5 tomas al día.
  • Cereales integrales y legumbres se consumirán con moderación.
  • Reducción de grasas saturadas y la limitación de grasas en general, para evitar el exceso calórico y el aporte se sustancias pro-inflamatorias.
  • No freír los alimentos, evitar alimentos que contienen solanina como pimientos, tomates, berenjenas y patatas.
  • Evitar el exceso de alimentos ricos en oxalatos y fitatos.
  • Evitar el consumo de antiácidos o carbonatos antes, durante o después de las comidas.
  • Evitar el exceso de fibra (salvados, etc) con los alimentos.
  • Restricción de lácteos sustituyéndolos por bebidas vegetales, fortificadas con calcio.
  • Evitar los alimentos procesados (azúcar refinado, bollería, etc…).
  • Reducir las grasas animales al mínimo posible (carnes rojas, caza, marisco, etc…).
  • Eliminar las grasas saturadas.
  • Aumentar grasas insaturadas y poliinsaturadas.
  • Fibra soluble, para evitar estreñimiento.
  • Evitar el consumo de alcohol.
  • Reducir la cafeína (en caso de tomarla).
  • Disminuir la sal, no es necesaria una dieta estricta sin sal.
  • Alimentos desnatados biológicos (yogures).
  • Aumentar el consumo de agua mineral, 1,5 litros al día mínimo, pues el agua contribuye a la movilización de grasas corporales.
  • Aplicar técnicas para controlar el estrés y la ansiedad.
  • Descanso y actividad física.
    • Evitar el sedentarismo.
    • Actividades muy recomendadas: natación, acuagym, yoga, Pilates, chikung. Se pueden aliviar los dolores con terapias como el yoga, taichí, el manejo del estrés por medio de técnicas de relajación y control mental.
    • Consulte con el experto. Un fisioterapeuta puede ayudarle a diseñar, y mantener, un programa de ejercicio adecuado para usted.

GUÍA PARA UNA DIETA SALUDABLE – fibromialgia, fatiga crónica y articular

Es recomendable conservar un peso sano y consumir alimentos antiinflamatorios para manejar los síntomas de la artritis y artrosis, para retrasar el progreso en el deterioro de las articulaciones. He aquí algunos puntos a considerar para mantener una dieta adecuada.

AYUDAN A LA SALUD ARTICULAR

  • Alimentos que influyen favorablemente sobre el cartílago articular: Interesan todos los alimentos que son buena fuente de calcio, magnesio, zinc, flúor, cobre y boro, además de vitamina A y D. Porque estos minerales, formando parte del tejido óseo que rodea la articulación, van a reforzarla, y porque la vitamina A, zinc, cobre y boro son necesarios para la formación y el mantenimiento de la estructura del cartílago.
    • Vegetales de hoja verde oscuro y legumbre, semillas de soja, crucíferas (brécol, coliflor, coles de Bruselas, repollo, etc…estos vegetales son muy cálcicos y contienen poca cantidad de oxalatos, permitiendo mejor absorción), semillas de sésamo (molidas, como gomasio o en forma de tahín), frutos secos, cereales integrales, frutas y hortalizas, algas, queso cabra, huevos, carnes rojas y ave, pescado  y marisco (además aportan calcio el salmón, lubina, anguila, sardina, las gambas y ostras), huevos, condimentos (ajo, perjil), germen de trigo, levadura de cerveza, té verde.
  • Alimentos contienen vitamina C, por su implicación en la formación de tejido conjuntivo y el propio cartílago articular. Y los bioflavonoides, vitamina B5 y B6, por su acción antiinflamatoria articular.
    • Ricos en bioflavonoides antiinflamatorios: cítricos, bayas rojas o moradas, uva, trigo sarraceno, higo chumbo, pimientos, tomates, jengibre, cúrcuma, té verde, etc…
  • Alimentos que aporten Azufre, imprescindibles para la formación de cartílago. Fuentes proteicas con aminoácidos azufrados como la metionina y la cisteína, etc. O alimentos ricos como ajos, cebollas y crucíferas.
  • Alimentos que son fuente de omega 3: propiedades antiinflamatorias en afecciones articulares, al reducir los niveles de prostaglandinas responsables de los procesos inflamatorios. Muy adecuados para aliviar la inflamación y dolor en enfermedades como artritis reumatoide.La ingesta de abundantes ácidos grasos omega 6 (excepto el GLA) a la vez que una carencia de omega 3, favorece la inflamación; mientras que disminuir la cantidad de omega 6 y aumentar la omega 3, la reduce. Por ello se debe:
    • REDUCIR la ingesta de carne y pollería, sustituir el aceite de girasol y maíz por el de oliva.
    • AUMENTAR el consumo de pescado azul de calidad, aceites de lino, germen de trigo, de  soja…
  • BROMELINA, la contiene la piña fresca, alimento interesante en la inflamación articular. Por su acción enzimática que puede reducir la inflamación y el dolor, además de mejorar la movilidad. Consumo del corazón de la piña fresca a diario, produce un efecto importante.

Ingiera alimentos variados Una dieta balanceada incluye cinco grupos de alimentos principales: frutas, verduras, proteína, cereales y lácteos. La OMS recomienda que la mitad del plato consista en frutas y verduras, dividiendo el resto en porciones iguales de proteína magra y cereales. Según los expertos, los enlatados son nutritivos, pero es necesario ser cauteloso si se le han añadido sodio y azúcar. Escoger alimentos de alto contenido en fibra El consumo de fibra le hará sentirse satisfecho y ayudará que el nivel de azúcar en sangre se halle dentro de los límites normales. Hay muchas formas de conseguir la cantidad recomendada de 20 a 35 gramos de fibra al día. La mayoría de las frutas y verduras son ricas en fibra, entre las que destacan: avena, pasta integral, cereales integrales, chícharos (guisantes o arvejas), frijol y quínoa. Nueces Las nueces contienen proteína, calcio, magnesio, zinc, vitamina E y ácido alfa linoleico (el cual estimula al sistema inmunológico) que el cuerpo convierte en omega-3. Aun estando relativamente cargadas de grasa y calorías, los estudios muestran que las nueces ayudan a adelgazar. Su proteína, fibra y grasas mono insaturadas satisfacen el hambre. Como tienen calcio y magnesio existen, además, beneficios adicionales como el fortalecer y proteger los huesos, cuya importancia es primordial en quienes tienen artritis.

Verduras crudas Verduras listas para comer como zanahorias, guisantes (alverjas o chícharos), brócoli, pimiento y coliflor son bajas en calorías y poseen un alto contenido de fibra y también del estimulante inmunológico beta caroteno y vitamina C. Aderécelas en humus (paté de garbanzo), rico en fibra, para un refrigerio sustancioso.

Frutas enteras Son ricas en vitamina C y están repletas de antioxidantes. Las naranjas, toronjas (pomelo), piña y papaya son algunas de las frutas que ayudan a sostener la fortaleza del sistema inmunológico (de defensa del cuerpo).

DE TODOS LOS ALIMENTOS DESCRITOS ANTERIORMENTE, ADECUADOS PARA LA SALUD ARTICULAR, SE HA DE TENER EN CUENTA LOS QUE PUEDAN SER INTOLERADOS POR LA PERSONA O PUEDAN INTERFERIR EN OTRA PATOLOGÍA.  

AFECTAN LA SALUD ARTICULAR

  • Hortalizas de la familia de las solanáceas Las solanáceas contienen un alcaloide, la solanina, que actúa como inhibidor de la reparación del colágeno articular y favorece la inflamación, pudiendo acelerar el desarrollo de la artrosis. Aunque aún no está demostrado científicamente (publicado en revista médica oficial) esta relación, la supresión de estos alimentos en pacientes con problemas articulares ha dado buenos resultados.
  • Proteína animal Debido a su contenido en ácido araquidónico, las carnes rojas, las vísceras y los huevos, pueden favorecer la inflamación crónica en el artritismo. Especialmente problemática se considera la carne de cerdo, por lo que evitaremos su consumo en enfermedades articulares inflamatorias. Consuma una cantidad moderada de grasa y colesterol. Una dieta cargada de grasa causa inflamación, lo que puede empeorar la artritis. Las grasas trans y las saturadas también elevan el colesterol, de manera que el riesgo de enfermedades cardiacas es mayor, en cuyo caso se vuelve más difícil manejar la artritis.
  • Equilibrio ácido-alcalino El PH de nuestro organismo debe mantenerse entre 7,35 y 7,45 (ligeramente alcalino).   Si se aumenta el consumo de alimentos que pueden influir en el PH, se puede entrar en desequilibrio, especialmente alimentos que lo bajan: alimentos acidificantes, el exceso de proteínas o azúcar y refinados, el tabaco, la cafeína, el cacao, la sal, el alcohol…la acidificación influye en el metabolismo provocando diversas alteraciones:
    • Favorecen la desmineralización: el sistema tamponador requiere del calcio y fósforo para su funcionamiento y lo obtiene de la reserva ósea produciendo desmineralización.
    • Provocan agresiones en los tejidos, irritando las mucosas y aumentando la inflamación y dolor. Agravando la progresión de las artritis, especialmente la artritis reumatoide.
    • Dificultan la transmisión de señales nerviosas y musculares provocando alteraciones nerviosas, musculares (dolores y calambres) y debilitamiento en general.

Tome azúcar y sal con moderación Aunque el azúcar puede realzar el sabor, también agrega calorías y podría provocar un aumento de peso. Por lo tanto, busque las palabras dextrosa, sacarosa, fructosa, miel, jarabe de maíz, dextrina y maltodextrina en las listas de ingredientes para identificar azúcar adicional. Si tiene hipertensión deberá prescindir del salero. La sal (sodio) retiene los líquidos del cuerpo, con lo cual la presión sanguínea aumenta. Numerosos alimentos procesados como sopas enlatadas, salsas envasadas, encurtidos, alimentos congelados preparados, comidas rápidas de los restaurantes y productos de tomate son ricos en sal. Busque aquellos bajos en sodio o sin sal añadida. Abastézcase de las secciones de alimentos frescos de los supermercados, en vez de las de los pasillos de comestibles procesados para ayudarse a moderar la ingesta de sal y azúcar. Limite el consumo de alcohol El alcohol puede debilitar los huesos, generar malestar estomacal y, si se toma en exceso, resultar en sobrepeso y daño hepático, especialmente si lo bebe cuando está bajo medicamentos como acetaminofeno o metotrexato. Además, incrementa el ácido úrico en sangre agravando la gota. Si es mujer, no tome más de una bebida diaria, o dos si es hombre. Una bebida alcohólica equivale a 12 onzas de cerveza, 5 onzas de vino o 1.5 onzas de licor.

TRATAMIENTOS ALTERNATIVOS EN  LA FIBROMIALGIA (FM) Y EL SINDROME DE FATIGA CRÓNICA (SFC)

Dentro de las intervenciones no farmacológicas y de los tratamientos basados en la medicina alternativa y complementaria que se utilizan en los pacientes con FM hay que destacar:

1-DIETOTERAPIA

Dietas: Pueden dividirse en 3 categorías: a.) Suplementos nutricionales: vitaminas, minerales, productos animales y vegetales. b.) Modificaciones dietéticas: cambios en el patrón dietético de la persona, adquiriendo nuevos hábitos más saludables y con alimentos con propiedades beneficiosas a la patología. c.) Sistemas terapéuticos: consiste en la eliminación de productos de la dieta, por ejemplo por intolerancia, alergia y la neuropatía. Suplementos vitamínicos y minerales: Los suplementos, que normalmente se venden en tiendas naturistas, farmacias y supermercados, pueden abarcar vitaminas, minerales, aminoácidos, enzimas, hierbas u otras plantas. Ya sea en forma de cápsula, tableta o polvo, se usan para tratar una amplia variedad de síntomas de la artritis y artrosis como el dolor, la inflamación y la fatiga. Se cree que algunos suplementos incluso retrasan el progreso de la enfermedad. A continuación, están indicados los más comunes y sus efectos potenciales. Para el control de la enfermedad: Aguacate/aceite de soya, puede ayudar a aliviar el dolor de la osteoartritis (OA), enfermedad en que las articulaciones se desgastan, así como en la artritis reumatoide (AR) y retrasar el avance de la enfermedad, al igual que funciona en la fibromialgia en el anquilosamiento matutino. Para la inflamación: El aceite de pescado (proveniente de peces de agua fría como el bacalao, la caballa y el atún) es rico en ácidos grasos omega-3, que sirven para sintetizar sustancias que reducen la inflamación, lo cual podría ayudar a tratar la fibromialgia. El aceite de pescado se compone de EPA/DHA (dos ácidos grasos esenciales); se cree que el EPA es un antiinflamatorio. El té verde contiene antioxidantes que también ayudan a reducir la inflamación. De su cocina, el jengibre, la cúrcuma, comino y el aceite de oliva, también tienen propiedades antiinflamatorias. Para el dolor: El lino, la linaza, y el aceite de linaza pueden lubricar las articulaciones y disminuir la rigidez y el dolor articular. Están compuestos de ácidos grasos omega-3. La glucosamina es un amino azúcar que se toma frecuentemente junto con el sulfato de condroitina, compuesto que se encuentra en el cartílago humano. Algunos estudios han demostrado que el consumo de dicha combinación puede aliviar el dolor y mejora la movilidad de las articulaciones en las personas afectadas de algún tipo de artritis moderada a severa. Sin embargo, otros estudios no muestran ningún efecto sobre el dolor, pero si en una moderada regeneración. Otros estudios muestran que el consumo de glucosamina junto con MSM (metilsulfonilmetano), puede ayudar a reducir el dolor e incrementar la movilidad. La guindilla seca (chile o ají molido) contiene capsaicina, la cual es utilizada como analgésico tópico en forma de cremas comerciales para aliviar el dolor causado por la artritis y el herpes. Para el dolor y la Inflamación: Se considera que la garra del diablo” (Harpagophytum, planta herbácea africana), el MSM, la “uña de gato (corteza de raíz seca del Perú), la ortiga verde, el sauce blanco y su corteza, y el sulfato de condroitina, tienen componentes que se piensa reducen el dolor y la inflamación. Aunque lo mejor es obtener los nutrientes de una dieta saludable y balanceada, podría ser necesario suplementarla con vitaminas y minerales para alcanzar los niveles óptimos. Asimismo, quizá desee determinar si los suplementos le pueden servir para controlar los síntomas de la fibromialgia, Fatiga crónica, artritis, artrosis…. Antes de iniciar cualquier producto sea hierba, píldora o líquido, consulte con su médico o profesional de la salud.

2-TERAPIA CON EJERCICIO FÍSICO

Especialmente el aeróbico (ejercicio aeróbico es cualquier actividad continuada que haga que su corazón y sus pulmones trabajen a mayor velocidad.)  como natación, aquagym, pilates, chikung (qui-gong)…

3-TERAPIAS MENTE – CUERPO

Se consideran todas aquellas intervenciones psicológicas que intentan que el paciente acepte y aprenda a gestionar la enfermedad, así como las respuestas frente al dolor y otros síntomas. Incluyen: psicoterapia cognitivo conductual, entrenamiento y técnicas de relajación, meditación, manejo del estrés, etc. Las actividades pueden ser Yoga, taichí…entre otras.

4-QUIROPRAXIA – OSTEOPATIA

Quiropraxia, Quiere decir ‘hacer con las manos. Es un tratamiento de medicina alternativa que se fundamenta en la relación de la estructura de la columna vertebral y la función corporal y la forma en que esa relación influye en la salud. Osteopatia, tratamiento manual, que trabaja esencialmente los problemas de movilidad articular y las patologías de los tejidos.

5-MASAJES TERAPÉUTICOS

Es la manipulación de los tejidos blandos de todo el cuerpo que puede generar una mejoría generalizada de la salud a través de la relajación, la mejoría del sueño o el alivio de los dolores musculares.

6-CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS

Se utilizan como alternativa en el tratamiento de los trastornos dolorosos.

7-ACUPUNTURA

La acupuntura es una forma de medicina china que utiliza agujas finas para estimular determinadas áreas del cuerpo denominadas puntos de acupuntura. Se utiliza habitualmente la acupuntura para reducir diversos tipos de dolor. Funciona al reducir la inflamación, estimular la liberación de los calmantes propios del cuerpo, es decir, las endorfinas, y al calmar el cerebro. Es segura y presenta pocos efectos secundarios de duración breve. Si es respaldada por el cúmulo de pruebas en general, la acupuntura ofrecerá un alivio de los síntomas muy necesario y efectivo para la fibromialgia.

PRODUCTOS RECOMENDADOS

OSEOLIFE de Plannatur®

Formulación pensada para dolores articulares, reumáticos y de gota con acción analgésica y antiinflamatoria facilitando así el proceso de recuperación, sobre todo para aliviar el dolor y bajar la inflamación de las articulaciones en estados crónicos reumáticos. Su acción antiinflamatoria es significativa por la sinergia de sus componentes:  Harpagofito, Uña de gato, Cúrcuma, MSM (azufre), cartílago de tiburón, vitamina D, entre otros. 

OSEOLIFE PREMIUM de Plannatur®

Es una formulación que actúa sobre el dolor y la inflamación, y además por la sinergia de sus componentes fomenta la regeneración, recuperación y el mantenimiento de las articulaciones saludables durante más tiempo, retrasando el deterioro por el envejecimiento. El harpagofito y la Boswelia tienen acción antiinflamatoria bloqueando así la síntesis de sustancias pro-inflamatorias. Por este efecto antiinflamatorio se han indicado en el tratamiento de los procesos reumáticos crónicos como la fibromialgia. La sinergia del sulfato de glucosamina con sulfato de condroitina y el apoyo de ácido hialurónico y MSM potencia los resultados positivos a través del alivio del dolor, mejoría de la puesta en marcha de las articulaciones y estimulación de la creación de cartílago. El efecto clínico de este producto puede tardar en aparecer 2 semanas, pero alcanza una eficacia global similar a la de los antiinflamatorios sintéticos, perdurando su efecto hasta 2 meses más tarde de finalizar el tratamiento (efecto remanente).

CALCIO CORALINO Plannatur®

El Calcio Coralino de Plannatur® es  Coral Calcio Marino Sango de Okinawa (Japón). Contiene principalmente carbonato de calcio y magnesio en forma orgánica y hasta 70 minerales y oligoelementos. Además, contiene la hormona calcitonina, sustancia que permite la absorción, fijación y utilización del calcio. La composición de calcio coralino Plannatur® lo convierte en un producto integral, que actúa a nivel de todo el aparato locomotor. El calcio coralino de Plannatur® se caracteriza por presentar una relación óptima entre el calcio y el magnesio por lo que le hace idóneo para las dolencias osteoarticulares.

OMEGA 3 y KRILL de Plannatur®

Los Ácidos Grasos Esenciales Omega-3 EPA y DHA, han demostrado ser beneficiosos para el bienestar articular, del corazón, para el desarrollo cerebral y para mantener la piel en buen estado. OMEGA 3 de Plannatur®  y   ACEITE DE KRILL Plannatur®  son  complementos nutricionales  ricos en ácidos grasos esenciales, los Omega 3 (EPA-DHA) en un adecuado equilibrio y cantidad. También OMEGA 3+6 de Plannatur®…Tiene beneficios antiinflamatorios y articulares, con un equilibrio entre Omega 3 (EPA-DHA) y Omega 6 (GLA).

RESVERATROL de Plannatur®

Potente antioxidante, ayuda a prevenir el desarrollo de algunas enfermedades crónicas, así como a ralentizar el proceso de envejecimiento. Además, como revelan algunos estudios, el resveratrol tiene efectos antiinflamatorios, contribuye a una buena salud cerebral y protege al corazón de algunas enfermedades cardiovasculares. Los investigadores descubrieron que actúa directamente sobre las enzimas llamadas sirtuinas, que cuando se activan han demostrado su eficacia en estudios de laboratorio para aumentar la salud, vitalidad y esperanza de vida en cada organismo vivo.

CÚRCUMA de Plannatur®

La cúrcuma es uno de los suplementos nutricionales más eficaces que existen La curcumina tiene varios efectos medicinales comprobados científicamente, como la reducción de inflamación en caso de artritis, prevención de arteriosclerosis, efectos hepatoprotectores, desordenes respiratorios y gastrointestinales, afecciones de la piel como psoriasis o eczemas, prevención de cáncer y capacidad antioxidante. La mejor forma de que la cúrcuma sea biodisponible es tomarla junto a fosfolípidos, en este caso se recomienda tomarlo junto al Aceite de Krill (es fosfolípido) adquiriendo de este modo los beneficios de ambos complementos.

COENZIMA Q10 de Plannatur®

Este gran antioxidante transforma los alimentos en energía, protege el corazón y rejuvenece tus tejidos.

Esta suplementación posee efectos antioxidantes, regeneradores y antifatiga. “A PARTIR DE LOS 40-45 AÑOS, LOS SUPLEMENTOS DE COENZIMA Q10 PUEDEN AYUDARNOS A RECUPERAR EN CIERTA MEDIDA ESA ENERGÍA NATURAL DEL CUERPO QUE TENÍAMOS EN LA JUVENTUD”.

L-TRIPTÓFANO y 5HTP de Plannatur®

 

5 HTP

Efecto anti-ansiedad: A través de la elevación de la serotonina, un pontente relajante cerebral y del sistema nervioso, se alcanza un importante efecto tranquilizante. – Antidepresivo: Algunos estudios han demostrado que el 5-HTP es un elevador del ánimo efectivo, debido a su efecto potenciador sobre los niveles de serotonina cerebral. – Ayuda a «disminuir las irregularidades en los patrones de sueño» y favorece un sueño más profundo y reparador. Ya que favorece la liberación de melatonina por la glándula pineal de cerebro.

 

L-Triptófano

– Reguladord de la serotonina. – Actúa como ansiolítico. – Trastornos del estado de ánimo (irritabilidad, ansiedad…). – Antidepresivo. – Estrés. – Inductor del sueño. Mejora calidad de este. – Control del dolor. – Fibromialgia. – Bruxismo.

El L-Triptófano juega un papel clave en la formación de la serotonina, el neurotransmisor relacionado con la tranquilidad, el buen estado de ánimo y el placer. L-Triptófano de Plannatur® además añade Magnesio, Vitamina B6, B5, B3. L-Triptófano de Plannatur® ayuda a un buen efecto antidepresivo, relajante, ansiolítico y tranquilizante debido a la serotonina.

CUANDO NUESTRO CEREBRO FABRICA SEROTONINA NOS SENTIMOS MEJOR, MÁS POSITIVOS Y MENOS ESTRESADOS”.

Contacto

Teléfono

93 896 38 24

Whatsapp

608 621 726

Telegram

608 621 726

Email

plannatur@plannatur.com

Atención al cliente

Lunes a Viernes 08:00h a 13:00h y 15:00h a 18:00h
Los complementos alimenticios no deben considerarse sustitutos de una dieta equilibrada. Mantener fuera del alcance de los niños.  La información contenida, tiene una función meramente informativa. En todos los casos es preferible consultar con tu terapeuta, médico, u otro profesional de la salud.